Desde la edad de nueve años Hugo Pérez Ovalles comprendió el sentido del trabajo digno y duro. Empezó en un taller de ebanistería, donde recibía un.