Como parte de la mística de nuestro Grupo de ayuda a la integración socioeconómica de la juventud, la empresa entregó pinturas para recuperar la cancha de baloncesto del Centro de Corrección y Rehabilitación La Isleta, en el municipio Moca, una institución que cuenta con una población interna de 810 reos, de los que, 39 estudian en la universidad.

“La finalidad es que lo internos tengan la oportunidad de tener un entrenamiento deportivo que facilite y favorezca su formación integral como individuo y que, en lo inmediato, puedan participar en los Juegos Penitenciarios 2018”, explica Hugo Peréz Ovalles, presidente y fundador de Grupo Therrestra.

Según el motivo de Therrestra, los reos condenados o con libertad condicional deben tener la posibilidad de dar continuidad a sus estudios, los cuales en muchos casos abandonan. “Queremos poner nuestro grano de arena para que cuando esa persona recupere su libertad pueda tener competencias certificadas de un oficio que de inmediato le permita lograr un trabajo digno y decente en el mercado laboral”, señala Pérez.